La patatera La patatera

Patata de Cella: durabilidad y sabor

¡Haz ahora tu pedido!

A partir de 21,00 €
IVA incluido
Envíos en 48-72 h
Pago seguro

Página oficial de Patata de Cella® y de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Patata de Cella. 

La patata que se cultiva en Cella se cría lentamente durante medio año bajo tierra para ofrecerte gran versatilidad en tus platos, un sabor intenso y larga conservación sin alterar su calidad

Compra aquí este auténtico tesoro y recíbelo en tu casa.

Nuestra Patata de Cella®, avalada por una estricta trazabilidad, garantiza alta calidad y conservación prolongada en tu hogar.

Comprando aquí, la Patata de Cella® viajará directamente hasta tu hogar sin que debas preocuparte de nada más que de estar en casa. Del campo a tu despensa con toda la comodidad.

Su gran versatilidad la hace ideal para cualquier tipo de uso culinario.

La Patata de Cella ®

La Patata de Cella® es de alta durabilidad y presenta una carne de color amarillento. Su textura, junto con los niveles de azúcares (debidos a la climatología), hacen que esta patata sea la más idónea para cualquier tipo de cocina por su versatilidad (para cocer, freír, para láminas tipo «papas»... ).

Un manjar... del campo al plato simplemente entrando aquí.

Historia de la patata

Para encontrar los orígenes de la patata viajamos a los tiempos del conquistador Francisco Pizarro, en el siglo XVI. Éste, observó como los indios que vivían en lo que hoy es Perú, sobrevivían en lugares de climatología extrema comiendo tubérculos que sembraban dónde y cómo podían.

Textos extraídos de «El libro de la Patata de Cella e historia del pueblo» de Juan Iranzo.

Cella y la Patata de Cella

Cella y la patata

Cella, de eminente tradición agrícola, es un pueblo de la provincia de Teruel localizado en el valle del Jiloca y a las puertas de la Sierra de Albarracín. Su clima suele ser frío en invierno y caluroso en los meses de verano. Su desarrollo se debe a su relación con el agua, cuyo mayor exponente es su pozo artesiano, «la Fuente de Cella». Cella, con sus gentes, es un buen lugar donde vivir.